20 señales de un lugar de trabajo tóxico y disfuncional

Tabla de contenido

¿Qué es un ambiente de trabajo tóxico?

La oficina debe ser uno de los lugares donde encontremos la felicidad y nos sintamos apreciados. Pero, ¿qué sucede cuando cada día que pasa en la oficina lo deja sintiéndose estresado, desesperado y vacío? Si se despierta cada mañana y le da miedo la idea de ir a trabajar, lo más probable es que esté lidiando con un entorno laboral tóxico.



Un entorno de trabajo tóxico simplemente se refiere a un entorno de trabajo en el que se siente incómodo, infravalorado y despreciado. Un lugar de trabajo tóxico no es necesariamente uno en el que se trabaja en exceso y se le paga mal.



También podría ser un lugar donde sus valores y creencias sean pisoteados regularmente por su empleador y compañeros de trabajo. Las fallas de comunicación frecuentes, las conversaciones innecesarias, las habilidades de liderazgo deficientes y la falta de trabajo en equipo son características de un lugar de trabajo tóxico.

Es difícil lograr su productividad óptima y perseguir su máxima felicidad en un lugar de trabajo tóxico. Como dicen, 'La vida es demasiado corta para pasarla trabajando en un lugar donde no te sientes apreciado'.



Pero para desencadenarse de un lugar de trabajo tóxico, primero debe conocer las señales a las que debe estar atento. Los siguientes son los 20 signos reveladores de que se encuentra en un entorno laboral tóxico.

1. Pobres habilidades de liderazgo

El primer signo revelador de un entorno de trabajo tóxico es la falta de capacidad de liderazgo. El liderazgo deficiente se presenta en diversas formas y formas. Podría ser que esté trabajando para un empleador o bajo un supervisor que se deleita en intimidar a sus empleados para hacerlos sentir inferiores.

El liderazgo deficiente también puede manifestarse en cuán ineficaces son los principales órganos de toma de decisiones de una empresa. Y cada vez que sus malas decisiones le cuestan a la empresa ingresos o reputación, el liderazgo encuentra conveniente culpar al personal subalterno. La ineficacia para abordar las disputas, los conflictos y las quejas de los empleados son otros indicadores principales de un liderazgo deficiente en una empresa.



2. Cotilleo

Compañeros de trabajo cotilleando

Difundir chismes innecesarios es otra señal de que se encuentra en un entorno laboral tóxico. Esto afecta principalmente a sus compañeros de trabajo. Chismorrear no solo desperdicia su tiempo productivo, sino que también distrae su mente de las cosas que importan.

3. Falta de trabajo en equipo

Trabajar en una oficina donde no recibe el apoyo adecuado de sus colegas y jefes puede ser una experiencia desalentadora. Es peor si sus colegas lo arrojan debajo del autobús y una vez que haya logrado llevar a cabo un proyecto, se llevarán todo el mérito por ello.



4. Carga de trabajo irrazonable

Entonces, acaba de conseguir un trabajo en una empresa hace unos meses como director financiero. Pero antes de que pueda establecerse en su nuevo rol, su jefe quiere que realice un trabajo de recursos humanos. Cuando la carga de trabajo se sigue acumulando, debe comenzar a buscar un plan de salida. Eso es especialmente cierto si la carga de trabajo adicional incluye tareas que están fuera de su alcance de conocimiento y experiencia.

5. Trabajado demasiado y mal pagado

Otro signo de toxicidad en el lugar de trabajo es cuando su jefe le permite trabajar horas extras sin ningún pago. Y cada vez que pides un pago por el trabajo extra, te dicen que te sientas afortunado de tener un trabajo.

6. Enfermedad de los empleados

Los lugares de trabajo tóxicos a menudo provocan fatiga física y mental de los empleados. Por lo tanto, una de las señales más seguras de una oficina tóxica es que los empleados siempre se reporten enfermos. Es peor si la enfermedad es fingida, solo para que el empleado pueda mantenerse alejado del trabajo.



7. Mala comunicación

mejores libros de liderazgo

Es importante trabajar en una oficina con canales de comunicación claramente definidos. Si descubre que está aprendiendo sobre decisiones cruciales de la empresa en la vid, entonces sabe que se encuentra en un entorno de trabajo tóxico.

8. Falta de evaluación del desempeño

Toda empresa debe tener un programa anual de evaluación del desempeño de los empleados. Estos programas lo ayudan a saber cómo le está yendo al señalar sus fortalezas y áreas de insuficiencia. La falta de evaluación del desempeño simplemente significa que sus esfuerzos no son apreciados.

9. Todo el mundo está de mal humor

Una oficina donde todos se ven estresados ​​y miserables es una señal segura de que el ambiente de trabajo es hostil. Esto es especialmente cierto si el mal humor comienza justo después de la sesión informativa matutina del personal.

10. La oficina está llena de drama

Las luchas internas, los conflictos de personal y las competiciones por un trato favorable son signos típicos de un lugar de trabajo tóxico. Es peor si los conflictos degeneran ocasionalmente en enfrentamientos y peleas sin cuartel.

11. Tus tripas te dicen que algo está mal

Las intuiciones nunca mienten. Entonces, cuando sus agallas le sigan diciendo que algo está fuera de lugar, confíe en ello. Cuando eres nuevo en una oficina hostil, todos pueden tratar de comportarse de la mejor manera. Pero tu intuición siempre podrá ver más allá de su pretensión.

12. El juego de la culpa es la orden del día

Empresaria contemporánea hablando con un colega

Cuando todo el mundo siempre encuentra a alguien a quien culpar en una oficina, esta podría ser otra señal reveladora de que las cosas no están bien. En la mayoría de los casos, toda la culpa recae sobre el miembro más vulnerable pero trabajador del personal, que podría ser usted.

13. Experimentas insomnio

Cuando se encuentra en un entorno de trabajo estresante, puede ser difícil tener un buenas noches dormir. Y cada vez que se interrumpe su sueño, los eventos desafortunados en la oficina siempre serán lo primero que le venga a la mente.

14. Alta rotación

Un ambiente de trabajo hostil mata la moral del personal, lo que lleva a una alta tasa de rotación. En tales entornos, siempre hay uno o dos empleados que intentan activamente dejar la empresa.

youtube a mp3 más de 20 min

15. Abuso verbal

No importa lo mucho que haya cabreado a su empleador oa un compañero de trabajo. El abuso verbal simplemente no tiene cabida en ninguna oficina. Es peor si los insultos toman una tangente cultural, racial o religiosa.

16. Acoso sexual

El empresario acosa a su colega en el trabajo

El acoso sexual en el lugar de trabajo afecta principalmente a las empleadas. Varía desde miradas inapropiadas hasta insultos sexualmente sugerentes. Si sigue viniendo de las mismas personas, debe presentar una queja ante los departamentos correspondientes. Y si no parece que se haga nada, también podría implicar que el acoso sexual es un hábito que está en el centro del ADN de la empresa.

17. Su equilibrio entre el trabajo y la vida personal está fuera de lugar

Un entorno de oficina hostil puede extenderse a su vida personal y social. Podría afectar su capacidad para forjar nuevas relaciones y mantener las existentes. Tus amigos y familiares comenzarán a pensar que estás tratando deliberadamente de separarte de ellos.

18. Evitación

Estás saliendo con tus amigos durante el fin de semana y todo el mundo habla de lo geniales que son sus jefes y empresas. Pero cuando llega su turno, simplemente evita hablar de su empresa y desearía que el tema de discusión pudiera cambiar.

19. No hay crecimiento

Aunque esto se pasa por alto con frecuencia, la falta de crecimiento y desarrollo es otro indicador infalible de un entorno laboral tóxico. Un caso clásico es el que ha trabajado en una empresa durante diez años en el mismo puesto, desempeñando las mismas funciones y ganando el mismo salario.

20. Liderazgo tiránico y narcisista

Por último, pero no menos importante, un entorno laboral tóxico y disfuncional puede ser síntoma de un liderazgo dictatorial. En este tipo de liderazgo, sus jefes exigen que sus decisiones y opiniones sean aceptadas incondicionalmente, incluso si esas decisiones son visiblemente inviables. Además, los jefes exigen elogios interminables incluso cuando no han logrado nada digno de reconocimiento.

Conclusión

Hay muchos otros signos de un entorno de trabajo tóxico a tener en cuenta. Generalmente, cualquier trabajo que le quite la felicidad y el entusiasmo se califica como tóxico. La responsabilidad recae en usted para identificar las señales y comenzar a elaborar un plan de salida perfecto.